//Cómo no escribí nuestra historia de Elísabet Benavent
como no escribí nuestra historia

Cómo no escribí nuestra historia de Elísabet Benavent

como no escribí nuestra historia de elísabet benavent

Título: Cómo no escribí nuestra historia

Autora: Elísabet Benavent

Editorial: Suma

Género: Novela romántica

Sinopsis Cómo no escribí nuestra historia de Elísabet Benavent

Porque a veces la verdad no es solo aquello que queremos creer.

Elsa Benavides es una escritora de éxito don una crisis creativa y una obsesión: matar al personaje que la catapultó al éxito. Pero la solución a sus problemas no pasa por electrocutar a Valentina con u móvil en la bañera. Es la punta del iceberg de una herida más profunda.

Decidida a huir para volver a abrazar la escritura, se topa con Darío, un músico recién llegado de París, que es además su vecino. Empieza así una nueva historia en la que Elsa es la protagonista. ¿Será capaz de contarlo todo?

18,90€
19,90€
disponible
16 new from 18,90€
8 used from 13,37€
as of 22 febrero, 2024 11:56 pm
Amazon.es

Reseña Cómo no escribí nuestra historia de Elísabet Benavent

Cómo no escribí nuestra historia es una novela que da un giro de 180 grados respecto al resto de novelas de Elísabet Benavent. No es que haya cambiado de género, ni mucho menos, pero sí se puede atisbar una Elísabet Benavent más pura y más real en su escritura. Ésta parece la novela que ha escrito en el momento que se harta del resto de sus novelas y ha decidido ser ella misma. De hecho, no ha cambiado de género, pero podríamos clasificarla incluso con el subgénero de autosuperación o desarrollo personal.

Así pues, nos encontramos una novela con una protagonista diferente al resto de novelas. Una protagonista con cierto apego ansioso, inseguridades y, sin ser perfecta físicamente, es la protagonista más real de todas las novelas que he leído de la autora. Solo una chica con ganas de querer y algunos fantasmas. Resulta bastante fácil sentirse identificada.

¿Me acompañáis a desgranar un poco más esta novela? 👇

El argumento de Cómo no escribí nuestra historia

La sinopsis ya detalla bastante bien la punta del iceberg de lo que nos vamos a encontrar en Cómo no escribí nuestra historia. Una escritora de éxito con una crisis -existencial, diría yo-, que necesita no solo abrazar la escritura de nuevo, si no volver a encontrarse consigo misma y sanar las heridas del pasado.

«¿Te han escrito alguna vez una canción? ¿Has escuchado la letra y has sabido que tras esas frases estaba la historia que tú misma escribiste junto la persona que la canta? Suena bien. Suena. Pero demasiado. Déjame darte un consejo: ni poetas ni cantantes ni escritores.»

Justo antes de embarcarse en un viaje ella sola hacia París, en uno de esos arrebatos que, a veces, nos dan a todos, conoce a Darío. Su vecino. De inicio, parece que se convertirá en una de esas aventuras que no tendría que haber pasado porque es tu vecino. Y tampoco parece muy dispuesto a algo más real. Y Ella se marcha.

«Los buenos momentos son mentirosos; tienen la capacidad de hacernos olvidar que la maquinaria ya dejó de funcionar.»

Y acercándonos a esos tintes de novela de desarrollo personal que he comentado, diría que aquí es donde empieza su viaje al interior de sí misma. Es una historia que nos deja clara esa premisa de que hay que cerrar puertas si queremos otras. Al menos, si queremos abrirla bien.

Los personajes de Cómo no escribí nuestra historia

Elsa Benavides es nuestra escritora protagonista. Un personaje, como he comentado antes, tan cercano y real que podría ser yo o cualquiera de mis amigas. Un personaje empático con el que conectas enseguida. Con defectos, miedos e inseguridades que otras relaciones le han dejado así como apegos o necesidades de validación en ocasiones. Una chica con ganas de amar pero miedo a hacerlo porque ha sufrido lo suficiente.

«Y me enamoré, además, como una persona solo puede enamorarse una vez en la vida…, gracias a Dios. No creo que un alma pueda sobrevivir a dos maremotos como ese.»

El personaje más auténtico de las novelas de Elísabet que he leído. Y ¡ojo! No digo que el resto no tuviera su complejidad o no me gustaran, si no que, Elsa me ha parecido un personaje que se ha desnudado a sus lectores. Un personaje que te dan ganas de abrazar y decirle «te entiendo». Se convierte en tu amiga porque comparte contigo su vida sin tapujos.

Darío sería nuestro protagonista masculino. De inicio, solo vi red flags con él: «Ahí no es, amiga». Sin embargo, supongo que el interés cambia y con ello, nuestros comportamientos. Y así, Darío se acaba convirtiendo en esa persona que le da el impulso a Elsa para seguir curando sus heridas. Eso de inicio, de final, no os lo digo por los spoilers. 😋

«Mira debajo de la cama en busca de tus monstruos porque, quizá, ya no te dan miedo y no lo sabes.»

También tenemos a Él. Él es la herida que Elsa arrastra y de la que nos va hablando poco a poco. Como una amiga que no es capaz de contarlo todo de golpe y necesita su tiempo. Poco a poco, conforme avanza la novela y ella va sanando, nos va relatando más sobre lo sucedido con este individuo que sí es una red flag andante. He de decir que me hubiera gustado conocer más sobre la historia de ellos dos.

«Es el tipo de persona que nunca se dará cuenta del daño que estaba haciendo».

«Me hacía sentir tan única que se me olvidaba que también sabía hacerme daño. Y que lo sabía hacer muy bien.»

Estos serían los personajes principales del libro. De manera secundaria, nos encontraríamos a los amigos de Elsa y otras personas con más o menos relevancia en la historia como Laia, su editora, o Martín, su «rollo», del que consigue la validación de vez en cuando.

cómo no escribí nuestra historia

¿Qué hay de verdad en Cómo no escribí nuestra historia?

He querido dedicar unas líneas a esta premisa porque me ha parecido muy interesante y un punto a tener en cuenta. Además, a veces, esto me tenía más en vilo que la propia historia. ¿Cuánto de verdad hay en esta historia? Como seguidora de Elísabet Benavent en redes sociales he podido encontrar muchas similitudes.

Creo, además, que ha sido la propia Elísabet Benavet la que ha decidido que sus lectores fueran capaces de entender que se trata de algo más «real» que el resto de sus novelas. Incluso, como si hiciera una autocrítica de ella misma y en vez de quemarlo, lo enseñara al mundo. Maravilloso.

Vamos a empezar con lo obvio: Los nombres. Elsa Benavides (Elísabet Benavent) o Valentina (para la saga de Valeria). Bastante parecidos, ¿no? Luego, partes de la historia, algunas muy obvias también como que fue la Saga de Valentina la que la catapultó a la fama. La descripción de Elsa tanto física como sus gustos. El pintalabios rojos, los gatos, son divorciadas, la ubicación, el color de pelo, etc. En realidad, hay muchos puntos que te lo dejan entrever. Y, si ahondara más, seguramente, encontraría muchos más.

Otro punto a destacar es que la historia con Él, eso que tiene que sanar y que nos cuenta poco a poco, parece cogido con pinzas. Me hubiera gustado conocer más sobre esta historia que de alguna manera, parece la historia principal relegada a segundo plano. Aún así, creo entender que no lo ha hecho por no desvelar más de la cuenta.

«En esos putos ojos me maté yo.»

Y, obviamente, ella misma indica en una nota de la autora:

«Todo lo que has leído es cierto…, excepto aquellas cosas que son mentira, claro.»

Si eres un/a seguidor/a de Elísabet Benavent, sin duda, puedo recomendarte y decir que esta novela te va a encantar. Si no lo eres y nunca has leído nada de esta autora, sigo pensado que te puede gustar pero entonces te recomendaría empezar con algún otro, como, por ejemplo, Un cuento perfecto. El que se ha convertido en mi favorito.

La estructura de Cómo no escribí nuestra historia

Cómo no escribí nuestra historia está dividida en tres partes: antes, durante y después de su viaje a París. De nuevo, si volvemos a recordar la estructura de una novela de desarrollo personal, podríamos entender que es el antes del héroe, su experiencia trasformadora y los resultados.

«Lo bueno de las cosas que no esperas es que siempre son mejores de lo que jamás pudiste imaginar.»

Los capítulos son, generalmente, no muy largos y el título de cada uno de ellos es una novela con su autor/a. Una especie de lista de 61 recomendaciones de regalo, una maravilla. He de decir, que por culpa de esto, me he fijado ya en varios títulos y tengo ya uno en mi estantería que será mi próxima lectura. Se trata de El peligro de estar cuerda de Rosa Montero del que Elísabet (o Elsa 🙄) habla especialmente bien. (Gracias (?) )

El narrador es ella en primera persona en todo momento, lo que también nos da esa pista de que lo que nos cuenta en este libro tiene más de realidad que de ficción: Sus miedos, sus pensamientos y su única perspectiva.

Elísabet Benavent y su pluma

Cómo no escribí nuestra historia es la última novela de la autora Elísabet Benavent, a la que ya conocemos más que de sobra por este blog. Otras reseñas de la autora:

Como ya hemos adelantado, la pluma de Elísabet en esta historia es mucho más auténtica y real. Pasa de una comedia romántica más o menos estándar a una historia romántica, cercana, cruda a veces y real. Con pequeños toques que salen a relucir que no se verían en una comedia romántica al uso, como por ejemplo, las inseguridades de manera tan abierta e, incluso, respecto al físico. El dolor de que la persona que te gusta elija a otra persona y no porque no te quiera, si no por ciertas convecciones sociales. Y como es una historia real, estos no vuelven con un ramo de rosas para arreglarlo y comer perdices.

«Los miedos convierten a los humanos en leyendas.»

Se aleja por tanto de una estructura de novela romántica para acercarse incluso más a una estructura que correspondería a un genero de desarrollo personal, sin perder su esencia de novela romántica.

Conclusión

Cómo no escribí nuestra historia es una novela entretenida, a medio camino entre la novela romántica y la superación y con tintes de auto-ficción. Llena de frases motivacionales y la pluma excepcional de Elísabet Benavent. A pesar de ser extensa, es rápida de leer y deja un buen sabor de boca.


¡Síguenos o dinos algo bonito en nuestras redes sociales! 🙂